Pasarela

Por Dora A. Ayora Talavera.

Ir al mercado es una pasarela de moda al revés. Aunque te pavoneas sabucán en mano por los pasillos, ágil, graciosa, no eres tú el centro de atención. No importa tu cuello esbelto ni tus piernas bien torneadas; no importa tu delgadez extrema o tus kilitos de más. Tú, transeúnte de los pasillos, pierdes protagonismo al caminar en el mercado.

Es una pasarela singular ya que eres tú quien observa, quien evalúa y se maravilla, tienes incluso la osadía de tocar los productos, olerlos y hasta puedes saborear su dulzura. Las piñas te seducen con su olor, las manzanas te coquetean con su brillo impuro… pero son las fresas con sus pecas infantiles las que te conquistan y te atreves a pedir… ¡un kilo de fresas por favor!

El andador principal está adornado por ambos lados. A la derecha se encuentra la estación de leguminosas: lentejas, garbanzos chicharos, habas… cereales y semillas te impulsan a introducir tu mano en los costales de frijoles negros y bayos buscando que la sensación granulosa de ayude a decidir qué llevar para la comida de la semana, ¿tal vez para hoy? Un poco más adelante los puestos de condimentos modelan pimienta negra en grano y molida, achiote en pasta, chilmole, azafrán, orégano, clavo y canela en vaina.

Unos pasos más adelante en tu andar, lucen esplendorosas y despeinadas las flores, apiladas en racimos y remojadas en cubos enormes de agua: margaritas, crisantemos, mariposas, rosas rojas y amarillas, las atrevidas rosas pintadas de azul… Qué grandes diseñadores son capaces de tales creaciones multicolores y de vanguardia. Te sientes tentada a comprarlas, pero te conformas con oler y seguir tu camino, la pasarela es larga, no quieres dar traspies entre los huecos y charcos.

A la izquierda los puestos de dulces, que acordes con las tendencias de la moda actual, brindan una pasarela con modos simples y graciosos: zapotitos con forma de sandía, merengues dorados, cocadas azucaradas y palanquetas tradicionales, todos se lucen acompañados del zum zum de las abejas que vuelan a su alrededor. Estos son los únicos puestos con música adicional; música que se confunde con los sonidos del altavoz que anuncia las ofertas en el área de artículos para cocina: “comales, latas para pib, mariconas, rodillos, anafres y sosquiles de Don Juvencio al dos por uno”. Área muy cercana a la zona de fayuca que trae, directo de Chetumal, relojes y despertadores de dudosa calidad.

Con un toque glamoroso y pacientemente, esperan ser alcanzados por tu mirada los puestos de juguetes, resaltan ante tus ojos: carritos, pelotas, comedores miniatura, luchadores de ojos bizcos te coquetean deseosos de convencerte para que los compres. Es una lástima que hoy no vino Marquitos contigo, seguro él pedía a Blue Demon Jr. y al Perro Aguayo.

Al fondo de la pasarela se encuentran los puestos sanguinarios: pollos, puercos, reces y hasta conejos cuelgan de las vigas de hierro despintado. Algunos todavía conservan la piel, otros yacen destazados sobre charolas. La imagen te provoca desde lejos, pero un dejo de sadismo te atrae.

Toda tendencia es efímera y en ésta pasarela no pueden faltar los estilos perecederos: perejil, cilantro, yerbabuena, zanahorias, papas, calabazas, elotes, chayotes lanzan sobre ti sus colores y olores para casi concluir con el recorrido semanal de la temporada Otoño – Invierno 2015.

La próxima vez que vayas al mercado deléitate pensando que Versace, Dolce&Gabbana, Chanel, Cavalli y Dior, nunca serán protagonistas de una pasarela como la tuya llena de frutas, aves, cereales y flores. Si alguna vez pudieran imaginarlo, seguro sentirían envidia de ti.

@DoraAyora / dora.ayora@gmail.com

Publicado por

Quinientos25

Dirigido por Dora A. Ayora Talavera, Quinientos25 es una Agencia de Relaciones Humanas que a través arte, literatura, psicoterapia y prácticas colaborativas promueve el desarrollo de vínculos positivos que favorezcan nuestras vidas. Trabajamos con organizaciones privadas y gubernamentales, empresas, escuelas, familias, profesionistas y público en general ofreciendo cursos, talleres, psicoterapia, acciones y espacios creativos que promueven el diálogo colaborativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s